Contacto info@desarrollismo.org  |  Estamos en:    Encontranos en Twitter  Encuentrenos en Facebook  Noticias
     
   
     
    registrarse  |   usuario(mail) y clave:  

 

Quienes somos

    Fundación Desarrollo y Política
Pensar el desarrollo
 
  Misión. La Fundación Desarrollo y Política es una institución joven orientada a la recuperación del pensamiento desarrollista como activo valioso para tarea política en Argentina.

Visión. Aportar a un país consolidado en el camino del desarrollo:
    a. una sociedad argentina convencida de la necesidad de impulsar el desarrollo económico, social, regional y cultural del país
    b. un consenso político global en tal sentido, arraigado en la dirigencia, y
    c. políticas de Estado que lo hagan posible.

Por qué “Desarrollo y Política”. El debate político argentino ha marginado el tema del desarrollo nacional integral, que sigue ausente de las agendas de discusión de las fuerzas políticas y sociales. Fundación Desarrollo y Política se propone tender puentes entre las ideas del desarrollo y el debate político nacional.

Por qué un “Archivo Digital del Pensamiento Nacional”.

Hoy no existe todavía otro nombre para el desarrollo nacional. Por eso se habla mucho –aunque se conoce poco– del desarrollismo, de las políticas “desarrollistas”, etc., y hasta del “neodesarrollismo”, en referencia a las similitudes entre algunas propuestas o líneas de política actuales y el concepto de desarrollo, tradicionalmente asociado a la planificación de mediados del siglo XX, la industrialización, la creación de las industrias de base, el pleno empleo, el proteccionismo, etc.

Los términos “desarrollo” y “desarrollismo” parecen a primera vista obsoletos, parecen referir a esquemas simplistas de hace 50 años, relativos exclusivamente a la economía o la industrialización. Así el vocabulario técnico de las ciencias sociales ha agregado diferentes predicados a la palabra, orientados a marcar ideas “nuevas” que vendrían a matizar la presunta obsolescencia y unilateralidad del viejo concepto global de desarrollo.

Así, se habla de desarrollo sistémico, desarrollo sostenible, desarrollo humano, etc. Y sin embargo, ¿acaso puede pensarse un desarrollo que no sea sistémico, que no sea sostenible, que no sea humano? Si pierde esas características, ¿no deja de ser “desarrollo”, para ser otra cosa? Resulta así una trampa y una falsificación histórica primero quitarle al “viejo desarrollismo” esas características, para luego “agregárselas” como novedad con un adjetivo.

Nos parece posible y deseable mostrar que el “desarrollo” y el “desarrollismo” son, desde sus comienzos, conceptos mucho más interesantes, complejos y sutiles de lo que se los hace aparecer muchas veces. Y existe registro histórico de ese ideario en una amplísima bibliografía, que se está recuperando aquí. Muchas de estas ideas, pese a la formulación con lenguajes de otra época, tienen todavía hoy mucho valor.

Rescatamos el desarrollismo como propuesta que no se olvida de lo sistémico, de lo sostenible, de lo humano, porque al contrario, fue la primera propuesta que apuntó a integrar no sólo conceptualmente, sino también desde la planificación y ejecución de las políticas públicas desde el Estado, estos aspectos.

Es posible la unión de ideas y gestión de gobierno.

Como corriente de ideas, el desarrollismo fue una síntesis de las necesidades e intereses del país total, sólo posible luego de la industrialización de entreguerras y la inclusión de la clase trabajadora a la política por el peronismo. El ideario desarrollista expresa, desde fines de los años 50, una propuesta que mantuvo su vigencia y su capacidad de interpelación durante por lo menos treinta años, y del cual todavía pueden rescatarse muchos grandes rasgos de propuesta. Como experiencia de gestión, que se desarrolla casi en paralelo a la corriente de ideas que la nutre, el gobierno desarrollista de Frondizi –durante largo tiempo incomprendido y criticado–, es cada vez más valorado como una experiencia seria de transformación y progreso, de impulso decidido a la modernización, y todavía hoy un modelo de orientación nacional de las políticas, y negociación con los factores de poder.


Desarrollo y Política propone pensar el desarrollo para enriquecer el debate político.