Contacto info@desarrollismo.org  |  Estamos en:    Encontranos en Twitter  Encuentrenos en Facebook  Noticias
     
   
     
    registrarse  |   usuario(mail) y clave:  

 

Opinion y Debate

    ¿Hay inflación? ¿A quién afecta?
Nicolás Merchensky
28 de Abril de 2011
 
 

Cuando la inflación entra en escena, termina ocasionando severos daños en los sectores más desprotegidos de la población.

La inflación según el INDEC ronda el 10% anual –y no es inflación sino “reacomodamiento” de precios– mientras que para provincias y privados es exactamente el triple: http://bit.ly/hkhjFX; pero esta fuerte disonancia no siempre fue igual. Antes de la intervención  del organismo en 2006, las estadísticas oficiales se correspondían con las mediciones tanto de los institutos provinciales (oficiales) cuanto de las consultoras privadas (golpistas).

Que hayan (a) provincias afines a la Rosada –como Chaco o Tierra del Fuego– que ubiquen la inflación muy por encima de los cálculos de Guillermo Moreno, que (b) la percepción social esté del lado de esas estadísticas provinciales, que (c) las tasas de préstamos bancarios se ubiquen por sobre el 24% y que (d) las paritarias se negocien entre el 25% y el 40%, son pruebas contundentes en contra de la supuesta veracidad de las mediciones del INDEC.

En otro orden, pero sobre el mismo tema, el ministro de Economía, Amado Boudou,  en uno de sus tantos intentos por demostrar su desinterés en la materia, sostuvo que la inflación “afecta a la clase media que es la que se queja”. Aquí no caben dudas, esto es exactamente al revés: la inflación es dañina fundamentalmente porque su manifestación es una “traslación” de la crisis hacia los sectores más desposeídos, de menores ingresos.

Un trabajador formal de un país subdesarrollado puede, en momentos de bonanza internacional, "navegar" la crisis inflacionaria con los aumentos salariales que negocian los sindicatos. El problema lo tienen los trabajadores informales que no tienen forma de negociar su salario y que, además de no contar con aportes ni beneficios, es de por sí en promedio bastante más bajo que el salario mínimo.

En Argentina el empleo informal –autónomos y “en negro”– abarca a la mitad de la población laboralmente activa: 8 millones  frente a 7,5 millones de trabajadores en blanco. A esos 8 millones, la inflación ataca de manera fulminante, porque están fuera de las “protecciones” del sistema, y van perdiendo mensualmente su salario real. Por eso los índices de pobreza, que habián mejorado relativamente hasta 2006, volvieron a subir: http://bit.ly/iw1klj.

Cómo hacer para frenar la inflación es otro tema, pero debe quedar en claro que (1) es parte de la realidad nacional y (2) golpea siempre más a los que menos tienen.

twitter: @nico_merchensky



Comentarios

28/04/2011 - Joaquin
Me parece que no era necesario aclarar que el INDEC miente, no? Y lo de Boudou dios mio. Este tipo debe ser el ministro de economia menos preparado de la historia..
29/04/2011 - Daniel
Sería mas importante, explicar por qué hay inflación en el país, cómo repercuten la emisión, el gasto público, ¿los aumentos salariales?... es decir, cómo la política monetaria puede ponerse al servicio de contener la suba de precios. Saludos.
29/04/2011 - Gustavo
Insoslayable dato el que señalas respecto que el 50% de la población activa se trata de trabajadores autónomos y "en negro". La inflación se trata de un síntoma/manifestación de una economía cuyos factores de producción estan operando desarmónicamente. La baja del índice de inflación debiera plantearse con un programa que aplique en forma simultánea las variadas herramientas de la política economica, de modo que sea un programa integral. No se puede entender la inflación como una consecuencia sólo de aumento de la base monetaria o fogoneo del consumo por aumento salariales, la inflación es uno de los síntomas de una economía subdesarrollada con sus factores de producción por debajo de sus posibilidades.
03/05/2011 - Martin
Es solamente un cambio en la forma de medir, para bajar la deuda. Solamente los que quieren pagar mas deuda (y que nos vaya mal) dicen que hay inflacion, cuando lo que hay en realidad es codicia de los empresarios que los unico que quieren es ganar mas y mas a costas de la gente. ¿O a caso no esta cuatro veces mas barato el asado en el mercado central que en Disco?
03/05/2011 - Guillermo
Coincido con la nota. Ahora, cuando el ministro de economía dice: "afecta a la clase media que es la que se queja" ¿Tenemos que considerar que esto es admisible?, ¿si golpea a la clase media está bien?¿El estado es sólo para la clase baja?¿Vamos a andar siempre con culpa, con miedo a decir que el que trabaja merece lo que obtiene? Basta: como dice Martín, los empresarios son codiciosos. Lo que no dice Martín es que los empresarios dan trabajo, tienen ideas e impulsan a un montón de gente para que progrese. Por cada empresario que desaparece, se van con él/ella muchos puestos de trabajo. Los empresarios también trabajan. Una vez más: basta de hipocresía.
03/05/2011 - Diego
Le sumo otro indicador que encaja bastante bien con los números expuestos: la recaudación tributaria interanual es ahora del 31%. Si bien no me parece que los más afectados fueran los de más bajos recursos, tampoco me parece lo dicho por Boudou. La inflación nos jode a todos, y es algo de lo que hay que salirse de a poco, porque sino duele mucho. Recetas ortodoxas y monetaristas probablemente condirían en enfriar violentamente la economía con reducción del gasto público y política monetaria contractiva, respectivamente. Este ajuste sería pagado literalmente por los que menos tienen, que paradógicamente son los mismos a los que ellos vienen a salvar. No se cual es la solución, pero sin dudas hay que repudiar aquellas que ofrecen mágicas y rápidas soluciones porque aplicarlas implicaría, ahora sí, afectar a los más necesitados.
03/05/2011 - Nicolas
Leyendo los comentarios, habría entonces que preguntarse cómo hacer para frenar la inflación, sin enfriar la economía. Y para eso es menester comprender los orígenes de la inflación de la economía argentina.
05/05/2011 - Diego
Frenar la inflación sin enfriar la economía es justamente lo que pretende el Gobierno Nacional. Y también es lo que justamente no sabe hacer la ortodoxia o el mainstream económico. Yo particularmente entiendo que nuestra inflación tiene diferentes orígenes, de los cuales solo en algunos es posible incidir. Por la política monetaria mundial (la emisión de cientos de millones de billetes verdes) nos comemos un porcentaje de inflación y poco podemos hacer para safar de esto. La puja redistributiva también nos proporciona inflación, y cortar las paritarias libres sería enfriar la economía, además de varios otros problemas sociales en los que puede derivar. Los cuellos de botella son otro factor (oferta de bienes al máximo de la capacidad instalada), y es la que el Gobierno atribuye como el factor principal o clave de la inflación, pero políticas que busquen paliar ésto tardan tiempo obviamente y probablemente falten adoptar varias medidas al respecto, como por ejemplo más crédito y a menor precio. La política monetaria actual acompaña el crecimiento y difícilmente provoque inflación alguna, pero contraerla implicaría enfriar la economía. La inflación inercial (por expectativas) en vísperas de elecciones presidenciales juga un gran rol en la determinación de la inflación actual; poco puede hacerse con esta mas que esperar unos meses más. La única salida real que veo factible, es aumentar la oferta de los bienes de consumo masivo, pero habría que ver si destinarnos a la producción de los mismos nos sacaría del subdesarrollo. Pero eso es una larga discusión.




Agregar un comentario.


Digíto de control anti-spam